Clippings - Prensa - El País

El metro y la EMT registran un 85% menos de viajeros en una jornada tranquila - El País - 18/03/2020

La afluencia de viajeros en los transportes públicos de Madrid se mantuvo muy baja durante la jornada de ayer, con menos sobresaltos que el lunes cuando hubo aglomeraciones en los Cercanías. Tanto el metro como la EMT registraron un descenso del 85% en el número de usuarios respecto a la semana pasada, cuando no se había aplicado el estado de alarma. La circulación en la circunvalación M-30 descendió en un 59,6% y en el anillo interior la bajada fue de un 64%. Los trenes de Cercanías mantuvieron una ocupación del 25%. Los maquinistas de Metro se quejaron de la falta de guantes y mascarillas.

La hora punta fue ayer de calma chicha en la estación de Cercanías de Atocha, la que más tráfico acoge de Madrid. El Gobierno informó de que los vagones iban con un 75% menos de afluencia de lo habitual. La única incidencia que se reseñó fue un retraso de cinco minutos en la línea C5. El servicio de Cercanías debe mantenerse al 100%, según el decreto del estado de alarma a pesar de absorber una menor afluencia de pasajeros para garantizar la separación física entre usuarios que impida el contagio del coronavirus

La jornada de ayer contrasta con la del lunes, en la que hubo más aglomeraciones en los trenes y en la que el Ayuntamiento suspendió el servicio de bicicletas Bicimad así como zona del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER).

La del ayer fue la segunda mañana en la que la capital se levantó bajo el estado de alarma por la pandemia. La presencia de vigilantes de seguridad era evidente en las Cercanías de Atocha tanto en los pasillos como en los andenes de las ocho vías durante la hora punta, de siete a nueve de la mañana. No así militares o agentes de Policía Nacional.

En ningún momento hubo aglomeraciones destacables a esa hora. Si a la entrada de una escalera mecánica se acumulaban personas, uno de los vigilantes iba escalonando el paso para que mantuvieran cierta distancia. "A mí me han pedido que controle la distancia entre el AVE y aquí", explicó uno de ellos sin excesivo trabajo. Dos personas con identificaciones colgadas al cuello que no quisieron hacer declaraciones controlaban en todo momento a esos agentes de empresas privadas.

El tráfico rodado así como los autobuses de la EMT y el metro también siguen cada día ofreciendo cifras de usuarios a la baja. Un 85% menos de personas se montaron a los autobuses de la capital este lunes con respecto al lunes de la semana pasada. De 1.569.813 usuarios se ha pasado a 227.113, según comunicó un portavoz de EMT. El tráfico disminuyó un 59,6% en la M-30, un 64% en el interior de este anillo de circunvalación y un 63% en su exterior. En ambos casos, los datos los ofrece el Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento. En cuanto al metro, el descenso de viajeros el lunes fue del 85%.

"Me han obligado" a volver al transporte público, se quejó Ana de 34 años. Había empezado a evitar el tren de Cercanías por los contagios del coronavirus y la llevaban en coche al trabajo.

Ahora teme una sanción de tráfico por las restricciones de movimientos que impone el estado de alarma. No tiene carné de conducir y tienen que llevarla. Pantalón de trabajo de rodillas gastadas, calzado de seguridad, auriculares y vistosas mechas rojas en el pelo. En la mañana de ayer salió de trabajar del Hipercor de Pozuelo de Alarcón, donde entra en el turno de reponedora a las 12 de la noche. Sobre las siete y media de la mañana esperaba el segundo tren en la estación de Cercanías de Atocha para llegar hasta Villaverde.

David, administrativo de 24 años, llegó sin problemas desde Humanes a Atocha. Se dirigía a trabajar cerca de la estación de Chamartín. "Somos muchos los que venimos del sur", comentó el guardia de seguridad. Ya en los andenes, apenas había viajeros para espantar al puñado de palomas que se paseaban casi sin inmutarse cuando llegaban los Cercanías

Trenes al 25%

El Gobierno central informó ayer de que los trenes de Cercanías de Madrid iban con una ocupación del 25%, según explicó la secretaria general de Transportes, María Jesús Rallo. El Ejecutivo dijo que cuenta para las horas punta con la ayuda de la Unidad Militar de Emergencias (UME) del Ejército, especialmente en las principales estaciones de la capital -Atocha, Chamartín, Sol y Nuevos Ministerios-.

Entre las siete y las nueve de la mañana, el periodo considerado como hora punta, no se vio a los militares en la estación de Cercanías de Atocha. Tampoco agentes de la Policía Nacional, que sí patrullaban -y hasta pedían título de viaje en algunos casos- en la zona de larga distancia de donde salen los trenes AVE. La desolación en esa zona de Atocha sorprendía con el trasiego habitual de viajeros. Atocha es uno de los principales nudos de comunicación de Madrid y en ella confluyen numerosas líneas de autobús, Metro, Cercanías y AVE.

Ayer, por momentos había más reporteros a la caza de algo noticioso que viajeros transitando por los andenes, donde destacaban los chalecos fosforitos de los guardias de seguridad.