Clippings - Prensa - El País

Los sindicatos acusan a OHL de causar daños en el túnel de la línea 2 de metro

El 25 de enero pasado Metro de Madrid anunció que se cortaba la línea 2 entre Sol y Retiro durante unos días por un incidente en el túnel debido a las obras del Centro Canalejas, un complejo de lujo junto a la Puerta del Sol. Tres meses después el túnel sigue cerrado y, desde el pasado miércoles, afecta también a la estación de Sol.

El 4 de febrero, el comité de empresa de Metro envió una nota al departamento de Recursos Humanos del suburbano para exigirle el convenio regulador de las obras y los responsables o técnicos que vigilan el cumplimiento de dicho convenio. "Según  nuestras informaciones, el cierre del tramo se debe a defectos estructurales en la sección del túnel [...] por la construcción de un muro tangente o secante [...] y por el movimiento de este muro [se haya producido un] arrastre al túnel, dejándolo en una situación precaria a nivel estructural", explica la carta, a la que ha tenido acceso EL PAÍS.

Los sindicatos del suburbano exigían además la "formación inmediata de un comité de expertos en Obra Civil Subterránea con técnicos de Metro para que mantenga puntualmente informado al comité de los posibles daños y actuaciones de reparación que se realicen, para así cargar con los costes de la nueva operación y ejecución al culpable del cierre parcial de la línea y de los perjuicios causados a los trabajadores y usuarios de Metro por el citado cierre". El comité ha realizado esa petición tres veces más al consejero delegado de Metro y también a la dirección de obra de OHL, sin éxito.

"No entendemos que haya una demora tan larga por la rotura parcial de una  bóveda. Hemos pedido ver el túnel y no nos dejan visitarlo", explica Javier del Llano, presidente del comité de empresa y miembro del Sindicato de Maquinistas. Teo Piñuelas, de UGT, señala que con esta situación "hay unos riesgos evidentes para Metro, porque si no, no habrían cerrado el túnel, sino que lo podrían haber reparado por las noches". Del Llano cree que hay que denunciar cuanto antes a la constructora: "La indemnización que hay que exigir tiene que ser millonaria, porque el cese del servicio está afectando muchísimo al transporte público en el centro, y además se suma al largo cierre de la estación de Gran Vía". Juan Carlos de la Cruz, de CC.OO, coincide en la reclamación: "Tenían que haber realizado ya la denuncia. Da la sensación de que están intentando dilatar el tema para que se coma el marrón el siguiente gobierno". Un portavoz de Metro de Madrid responde que esa reclamación se realizará cuando termine el corte de la línea, previsto para finales de mayo. Hasta entonces no puede precisar cuánto dinero se exigirá. Según el suburbano, la incidencia se debió a un error de la empresa, "que ha desplazado la pared del túnel del metro unos milímetros".

Ni Metro ni Centro Canalejas precisan exactamente cuál fue el problema. Una portavoz de la compañía se limita a decir que "OHL está realizando trabajos de refuerzo en un tramo de la bóveda que se localiza entre Sevilla y Sol". En cuanto a la petición de un comité de expertos, Metro responde que no es necesario: "Nuestros técnicos son expertos en obra civil subterránea, así que tenemos un amplio panel de expertos", señala un portavoz.

Los sindicatos también denuncian que José Javier Muñoz Castresana, director de Seguridad de Metro, no se está ocupando de su labor, sino que se dedica a realizar campaña para el partido ultraderechista Vox, del que es candidato por Pozuelo.