El informativo de Moratalaz
Metro de Madrid, vuela... con retraso

El que dicen que es el mejor Metro del mundo lleva una temporada viviendo de sus rentas y su cartel, y es que a la luz de los últimos meses el servicio cada vez deja más que desear, algo que todo viajero del suburbano se habrá percatado.

Sería injusto no reconocer el esfuerzo por renovar las estaciones, los convoyes y hacerlo (poco a poco y con Europa en el cogote) cada vez más accesibles, pero si primero te prestan un servicio y después te bajan la calidad del mismo es que algo está fallando.

Claro que, si Metro de Madrid tendrá 74 maquinistas fijos menos el próximo año, lo que supone la desaparición de 150 conductores en solo dos años, algo se va a notar. Si los 60 convoyes que prometieron en octubre "para atender el aumento de la demanda", se prevén para 2022 como pronto, ya que aún ni se han redactado los pliegues de la compra, pues algo se va a resentir el servicio. Si nos encontramos con tiempos de espera como el de este verano de hasta 20 minutos, pues la gente se acaba hartando. Por no hablar de graves casos como el del amianto...

Las más de 100 quejas por día en agosto no son una casualidad, sino un tirón de orejas de los madrileños que si bien están orgullosos de su metro cada vez se les está cabreando más. Y el mantra de "utilizar transporte público en vez de coche" pierde su fuerza si no se le llena de argumentos constatables y medibles, pues las palabras bonitas y las promesas no cogen el metro un lunes a las 8 de la mañana.

"Lo más valioso que tienen los madrileños es el tiempo y no hagamos perder el tiempo a los madrileños", dijo ayer Aguado que hizo gala de los 11 nuevos maquinistas que se incorporarán a la compañía el próximo 5 de octubre. Son los últimos del centenar de incorporaciones anunciadas en diciembre de 2018 por el propio Ángel Garrido. Esos conductores se sumaban a los 360 contratados en octubre de 2015, cuando Cristina Cifuentes estaba al frente de la Comunidad.

"Todavía faltarían más de 200 conductores", calculan desde los sindicatos. Tras estas incorporaciones Metro contará con 1.862 maquinistas, menos que en 2013, cuando se movían en torno a los 2.000. Ese año, la empresa hizo un ERE que afectó a 600 trabajadores. Por otro lado, la compañía lleva tiempo anunciando que adquirirá 60 nuevos trenes, que tardarán al menos dos años en circular.